En el Año de la misericordia está siendo noticia la visita de grupos de “internos” en las cárceles que visitan monasterios de monjas de clausura. Después de una visita al monasterio de Santa Clara en Jaén, uno de ellos escribía a las monjas: “Disfruté mucho la tarde que pasamos allí con vosotras…Ahora no me siento tan preso como me sentía antes de visitaros. Sin que nadie os obligue, estáis contentas de vuestra vida a pesar de que estáis también encerradas y nos dio alegría veros tan felices y con ese amor tan grande que le tenéis al Señor…Os felicito a todas. Muchas gracias; sois geniales” (texto completo en Alfa y Omega, nº 969, pág.17)

Share This