Orden a la que pertenecen y su carisma

Nuestro Monasterio pertenece a la Orden de la Santísima Trinidad de Redención de Cautivos. Nuestro carisma es la gloria y adoración al Misterio Trinitario y la redención de los cautivos, especialmente de las nuevas cautividades. En el Directorio General de la Orden figura este proyecto de vida: “…queremos ejercer con toda nuestra vida un auténtico apostolado redentor en el mundo, cooperando, desde nuestra vida de oración y de cotidiano holocausto, para que la edificación de la ciudad terrena se funde siempre en el Señor”.

 

Fundación de la comunidad

La comunidad la fundó el año 1588 un hijo del pueblo, canónigo de la catedral de Salamanca, Don Francisco Sánchez, que cedió unas casas que había heredado de sus padres. Ese fue el inicio del Monasterio actual con el título de la Santísima Trinidad. Las primeras monjas fueron siete monjas jóvenes que vinieron del monasterio de Villoruela, pueblo cercano a Salamanca, donde residía nuestro Fundador.

Como el Fundador era de San Clemente, rápidamente entraron a formar parte de la comunidad varias jóvenes del pueblo y de la familia Sánchez. Tanto entre las primeras Hermanas de la fundación como después, hubo muchas monjas santas, pero, ocupadas en su propia santificación y en cooperar en la santificación de las demás, no dejaron apenas escritos. Es destacable que, al año de la fundación, ya formaban parte de la comunidad 80 religiosas.

Edificio y sus características destacables

Aunque el convento es alegre y muy sano, con ventanales grandes en todas las habitaciones, nada tiene digno de destacar en lo que se refiere a riqueza o arte.

 

Historia breve de la Comunidad

A los pocos años de su fundación, la comunidad tuvo la primera visita reglamentaria, realizada precisamente por el Prior del convento trinitario de Cuenca, Fray Simón de Rojas, que en 1988 fue proclamado santo por el Papa Juan Pablo II. San Simón de Rojas visitó, al menos, en otras dos ocasiones la comunidad de San Clemente en calidad de Visitador y Provincial de la Provincia trinitaria de Castilla.

La comunidad trinitaria de San Clemente ha dado muestras de una gran vitalidad a lo largo de su historia. Lo muestra el gran número de monjas que han pasado por el monasterio y el hecho de que se extendió con las fundaciones de La Roda (Albacete) y de Cálig (Castellón) y reforzó la comunidad-madre de Villoruela (Salamanca).

No le han faltado pruebas de gran calado, como las sufridas en el XIX, a consecuencia de las leyes de desamortización y supresión de conventos, y en el trienio 1936-39 durante la guerra civil española. En ambos casos fue muy intenso el sufrimiento de verse obligadas a salir de su monasterio e iniciar un camino de calvario; pero sobreabundó la alegría de poder volver a reunirse la comunidad con la riqueza de una experiencia de la protección amorosa de Dios, que fructificó en fidelidad gozosa.

 

La Comunidad en la actualidad

En la actualidad la comunidad la componemos 10 monjas, cinco españolas, una india y cuatro de Madagascar. Las cinco últimas son las más jóvenes.

 

Trabajo monástico que realizamos

Nos dedicamos al bordado en blando y oro y también hacemos zurcidos, aunque actualmente tenemos trabajo tan solo para encargos muy puntuales. También hacemos sillitas para niños y tienen mucha aceptación. Ocasionalmente también hacemos dulces. Lo que deseamos y necesitamos es un trabajo que ocupe habitualmente a la comunidad.

Guardar

Share This