1.- Orden y carisma

 

Somos Concepcionistas Franciscanas; nuestro nombre oficial es ORDEN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN, fundada por Santa Beatriz de Silva.

“A petición mía y de  la Reina Isabel, nuestra valedora, el 30 de abril de 1489, conseguimos del Papa Inocencio VIII la aprobación de un Monasterio dedicado a la Concepción de la Bienaventurada Virgen María. Era el comienzo de un camino, un divino camino”

 

Con Beatriz de Silva se abre paso una nueva forma de vida religiosa en la Iglesia. Ella lleva a cabo su inspiración y deseo de crear una Orden nueva, que viva el seguimiento de Cristo con un carisma en cuya forma de vida se plasme y refleje el “honrar la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María”. Se nos ha regalado un precioso carisma en la Iglesia y para la Iglesia que está plasmado en nuestras constituciones aprobadas el año 1993. Trascribimos algunas de sus pinceladas.

  • Desposarse con Jesucristo Redentor supone un compromiso íntimo y profundo de seguimiento en la vivencia del Evangelio, teniendo como telón de fondo la veneración del misterio de la Inmaculada Concepción.
  • Tener el Espíritu del Señor. “Consideren atentamente las Hermanas que, sobre todas las cosas, debe tener el Espíritu del Señor y su santa operación”. Poseer el Espíritu del Señor es vivir el espíritu de las bienaventuranzas. Es desear vivir como vivieron Jesús y María, en total sintonía con el plan de Dios sobre la propia persona y la historia. Vivencia y actitudes que sólo se consiguen con “pureza de corazón y oración devota”, fiel y constantemente.
  • Un carisma contemplativo de continua oración. “Iluminada por el ejemplo de Santa Beatriz, la Hermana concepcionista intenta vivir en la contemplación y en la unión con Dios por la oración. Como María, guardará fielmente en su corazón y en su vida la Palabra de Dios”
  • Vivir en común, en fraternidad. “Cada Hermana se sentirá responsable de la vitalidad, del crecimiento y de la unidad de la fraternidad que la recibió. Se esforzará por construirla por la escucha de la Palabra de Dios, la oración, la Eucaristía, la vivencia del carisma y la puesta en común de los bienes humanos y espirituales.

La clausura es, sobre todo, una sabiduría que nace de la cruz y se manifiesta en el ocultamiento de la vida escondida con Cristo en Dios”.

Carisma que vivimos en una fraterna reciprocidad, vinculación y comunión con el  carisma Franciscano, teniendo como centro el misterio de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María. La Orden de la Inmaculada Concepción está injertada, desde los inicios, a un buen olivo. Los Hermanos Franciscanos Menores han estado en la vida de Santa Beatriz y en la de toda la Orden a través de más de cinco siglos. Hay entre las dos Órdenes una reciprocidad y complementariedad que mutuamente nos enriquece. Nuestro punto más álgido de encuentro radica en la veneración y defensa del misterio de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María.

 

Vivimos en:

C/ La Gallarda, 1,31200 Estella (Navarra)

 

2.- Fundación de la Comunidad

Fue en el año 1731 cuando cinco hermanas concepcionistas franciscanas de la comunidad de Ágreda, Soria, llegaron a este monasterio para vivir nuestra vocación en esta hermosa tierra. La comunidad de Ágreda llevó a cabo varias fundaciones; había sido fundada por madre María de Jesús que es conocida por sus valiosos escritos, sobre todo por su obra “Mística Ciudad de Dios”.

Una hija de Estella legó todas sus propiedades para edificar este monasterio ubicado entonces a las afueras de la ciudad. Cincuenta años costó la edificación pues como dicen las crónicas “se pegan más las manos a los caudales que a la masa que adelanta las obras” Es un edificio sencillo, con fachada de sillería y lo demás de mampostería. Consta de sótano, dos plantas y desván. Tiene una hermosa iglesia con crucero y, ahora una bonita capilla que ocupa el lugar de la sacristía. En ella se encuentra el único retablo barroco que quedó después de que los franceses quemaran la iglesia.

 

3.- Historia de la Comunidad

 

A los diez años de vida en Estella la comunidad estaba formada por 22 hermanas. Nuestras hermanas pasaron no pocas dificultades. Durante la ocupación francesa se vieron obligadas a salir del monasterio y vivieron durante seis años con las hermanas Clarisas en esta misma ciudad. Su monasterio sirvió de cuartel a las tropas francesas que lo dejaron en muy mal estado.

Nuestras hermanas a lo largo de estos siglos han cultivado su formación humana, creyente y contemplativa, se puede constatar por las lecturas que cultivaban. ¿Nombres?… seguro que sería demasiado larga la lista y no para este lugar.

4.- La Comunidad en la actualidad

 

Actualmente vivimos casi en el centro de esta bella ciudad llena de historia. La Toledo del norte se le ha llamado. Queremos compartir contigo la última etapa de nuestra historia.

Corría el año 1990, el día de Santa Ana madre Beatriz Echarri nos propuso un plan un tanto ambicioso y arriesgado: “Traer a nuestra comunidad jóvenes de India con vocación contemplativa para poder fundar una comunidad de nuestra Orden en aquellas tierras pues, después de cinco siglos de historia que tiene nuestra Orden no hay ninguna presencia nuestra en Oriente”. Ella había nacido en Oriente, en Filipinas.

La comunidad estaba formada por 25 hermanas de entre 40 y 75 años. Habíamos hecho un serio trabajo de formación en diferentes niveles: Escritura, Teología, Liturgia, Sicología… Las hermanas acogieron el proyecto con verdadera ilusión y entrega generosa.

Generosidad que el Señor ha bendecido copiosamente. Han sido años preciosos de vida fraterna en comunión, superando con pasión y alegría los mil y un obstáculos surgidos una y otra vez. Años en que hemos visto llegar, vincularse y vivir sus años de formación inicial a más de veinte jóvenes indias. Años en que hemos vivido la pérdida de muchas de las hermanas que han dado su vida en el día a día en entrega confiada al Señor y a la comunidad. Años en los que la comunidad ha gozado intensamente y ha sufrido pacientemente.

En Estella vivimos doce hermanas. Cuidamos con esmero la liturgia. A la celebración diaria de Laudes-Eucaristía asiste un pequeño grupo de fieles al que le gusta  cantar con nosotras la alabanza matutina a nuestro Dios.

Trabajamos embalando para una fábrica de ropa.

5.- La Comunidad funda en Goa

 

En marzo del año 2011 seis hermanas de la comunidad comenzaron a vivir en el nuevo monasterio edificado en India. Recibe el nombre de Monastery of the Immaculate Concepction, Grande Rumbordem Salcette, Goa, India.

Cerca del lugar donde reposan los restos de nuestro San Francisco Javier, lugar tan venerado y visitado por toda clase de persona y de diferentes religiones de toda India.

Es una comunidad filial que depende a todos los niveles de la comunidad de Estella, formada actualmente por cinco hermanas, una juniora, seis novicias y una postulante. Vida contemplativa allí y aquí. Orar es nuestro trabajo y tarea, interceder por la Iglesia y el mundo nuestra hermosa misión. La pequeña comunidad entregada a ello con pasión.

La formación de las nuevas vocaciones es algo prioritario en el horario. Para su mantenimiento trabajan haciendo formas para la Eucaristía, un trabajo que es muy estimado por su calidad. La comunidad cultiva la liturgia con esmero.

Es grandemente estimada y querida en la diócesis, lo mismo entre las numerosas congregaciones de religiosos y religiosas.

El monasterio en Estella se nos queda grande… En Goa, dentro de poco, se nos quedará pequeño…

Signos de los tiempos…

 

Desde Estella y Goa recibe nuestro más sincero saludo y puedes contar siempre con nuestra oración.

Share This