El visitante descubre una cuidada muestra de obras artísticas de pintura, orfebrería, prendas textiles, algunas con varios siglos de existencia, que guardaba la Orden Predicadores en el convento de la Encarnación. También venderán dulces elaborados artesanalmente.

 

Coincidiendo con el 800 aniversario de la fundación de la Orden Dominicana, Orden de los Predicadores, las monjas de clausura del convento de la Encarnación de Almagro han abierto un museo para dar a conocer piezas, artículos religiosos, cuadros… que la congregación conservaba y guardaba con celo y cariño y que desde la tarde de este pasado sábado se pueden contemplar y disfrutar en una sala montada con elegancia y buen gusto

 

El delegado diocesano de los religiosos y religiosas de vida consagrada, Miguel Ángel Angora, ha sido el encargado de inaugurar y bendecir el museo bautizado con el nombre de Fray Angélico:”Que estas piezas sirvan para dar a conocer el mensaje que el Señor nos ha transmitido, que a través del arte podamos llegar también al conocimiento de Dios, que todo el que se acerque a este museo reciba la catequesis y que trabajen para la edificación de un mundo más humano y cristiano”, con ese deseo ha bendecido el museo.

El alcalde de Almagro, Daniel Reina, ha destacado el espíritu emprendedor de las cuatro monjas del convento de la Encarnación que ha puesto de ejemplo de valor y coraje para todos. Para el regidor almagreño, con la puesta en marcha de este museo han mostrado su valentía y su carácter emprendedor a pesar de los muchos sacrificios que como ellas mismas han expresado les ha costado hasta su apertura.

 

El museo es una delicada muestra de obras artísticas de pintura, orfebrería, escultura, textil que “atesoraban los muros de este convento desde hace siglos” como ha dicho su decorador, Emilio Esteve. Hay piezas de los siglos XVII y XVIII junto a otras del siglo XX. Como ejemplos, de las obras más antiguas, las imágenes de Nuestra Señora del Rosario y santo Domingo, artículos textiles o los cuadros que cuelgan ya en las paredes de esta sala museística. Hay también albas, tisúes de seda bordados en hilo de seda de oro, un cáliz estilo rococó con imágenes del martirio de Jesucristo, entre otras piezas expuestas.

 

 

 

Al acto de inauguración ha asistido la madre federal de las monjas de clausura de la Orden, representantes de la familia dominicana en Almagro y de otras zonas de España, las personas que han hecho posible la puesta en marcha del museo, así como muchos vecinos de la localidad y una representación de la Corporación Municipal.

 

 

 

El museo no es la única iniciativa que ha puesto en marcha las monjas de clausura. Han aprendido repostería y desde esta semana venden sus dulces elaborados artesanalmente en el mismo espacio en el que se ha abierto el museo. Una muestra de lo que han elaborado se degustó ayer, después del concierto de la coral villa de Valdemoro “Réquiem a la luz de la velas”. Con el dinero de la venta, quieren hacer frente a los muchos gastos de mantenimiento del convento, fundado en 1575. El museo estará abierto en horario de mañana y tarde, como el resto de espacios visitables de la ciudad. El precio de la entrada general es de 2 euros y 1 euro para menores, desempleados y jubilados.

Guardar

Share This