REAL MONASTERIO DE SANTA CLARA ALLARIZ (ORENSE).

 

Orden a la que pertenecen y carisma

Nuestra Orden se denomina “Orden de Santa Clara” o también” Orden de las Hermanas Pobres” y constituye la Segunda Orden Franciscana, consagrada a la vida enteramente contemplativa, profesa la observancia del Evangelio a tenor de la Regla confirmada por Inocencio IV.

Nuestro carisma es vivir el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, en el cual está enraizada nuestra Regla, que es la buena noticia del misterio de la salvación, es decir, la revelación de Dios uno y trino en el misterio de Cristo, Verbo Encarnado, cuya imagen estamos predestinadas a reproducir.

 

Fundación de la comunidad

Nuestro monasterio fue fundado en el año 1286 por la reina Doña Violante, Reina de Castilla y Le­ón, esposa del Rey Alfonso X “El Sabio”, junto con su hijo el Rey don Sancho.

Según dicen las crónicas, para la fundación trajo dos monjas del convento de Santa Clara de Zamora, pues lo que quería la Reina fuera convento, parece ser era un beaterío.

Edificio

De la historia del Convento, podemos contar muy poco. Sabemos que fue muy querido por la Reina, ya que quiso y mandó que todo lo de sus capillas pasase al Monasterio. En su testamento manda ser enterrada en él, pidiendo toda clase de castigos sí no ejecutan su deseo.

Sus capillas sí parece ser pasaron al Monasterio, por los hermosos y ricos objetos que dicen la crónica había aquí. Nosotras, por desdicha, no los hemos conocido.

Entrada a escalera principal

Sí tenemos y guardamos dos grandes tesoros: una Cruz de cristal de roca con miniaturas pintadas representando varias escenas de la vida del Señor y con adornos de valiosos esmaltes. Desde luego, una joya única.

Tenemos, además una preciosa imagen de la virgen “ABRIDEIRA”, tallada en marfil. ¡Una preciosidad! A simple vista es una pequeña imagen con el Niño sentado en sus rodillas, pero se abren dos partes y queda formado un tríptico con siete preciosas escenas talladas en miniatura de la vida del Señor. Es una joya también única. Obras de relevancia, pocas más tenemos.

El Monasterio no destaca por su arte, sino por su estilo Monumental de grandes dimensiones, según los deseos de una reina. Forma un gran cuadrado, con un patio central que es el más grande de Galicia. En su construcción se mezclan el estilo Gótico y Barroco. Pinturas y esculturas destacadas solamente tenemos las que han ido pintando las Hermanas con cualidades para la pintura; la mayoría son copias.

El Monasterio ha tenido que sufrir muchos avatares, sobre todo la Invasión Francesa. Fue convertido en cuartel arrasando todo lo que encontraban e, incluso, profanaron sepulturas de personas nobles aquí enterradas para quitar las posibles joyas que tuvieran. El archivo se lo llevaron prácticamente entero. Lo que se pudo recuperar está disperso por los Archivos Nacionales de Madrid, Orense y alguno más. Nosotras solamente pudimos conseguir algunas fotocopias.

Escalera principal

Historia de la Comunidad

A lo largo de tantos siglos, únicamente en el tiempo de la invasión Francesa ha tenido que estar el Monasterio deshabitado por las monjas. Una gracia de Dios.

La Comunidad durante los siglos de su existencia ha vivido épocas de mucha vitalidad y también de bastante carestía, no obstante siempre sobrevivió.

Cuando la Desamortización, en que se les prohibió recibir vocaciones, la Comunidad optó por recibir en clausura niñas educandas a las que formaban y educaban para todo, lo cual fue reconocido como una obra social; de esa forma pudieron las Hermanas seguir haciendo su vida de comunidad. Así permanecieron hasta que se normalizó la situación política.

En el año 1957 la Comunidad pasaba por una situación difícil. Hacía unos años se había fraccionado para hacer otra fundación, quedando esta Comunidad muy mermada de personal para llevar la vida comunitaria. Cuando el señor Obispo Mons. ÁNGEL TEMIÑO, recién llegado a la Diócesis vio la situación, se personó en el Monasterio de Cantalapiedra, del que tenía noticias estaba floreciente en vocaciones, para pedirle mandaran algunas hermanas para reforzar esta Comunidad. Enviaron con gran generosidad cinco hermanas, dispuestas a hacer frente a la situación. El Señor bendijo su sacrificio, y, tanto las hermanas que había como las que vinieron, formaron un solo corazón y una sola alma. Levantaron el Monasterio, que lo necesitaba, y, para gozo y satisfacción de todas, también empezaron a florecer las vocaciones.

Nuestra gratitud y unión con nuestras Hermanas de Cantalapiedra sigue aún hoy viva y latente, y seguirá siempre.

Escudo de la Fundación

A lo largo de una historia de siglos ciertamente que han pasado por esta Comunidad, muchas personas importantes, por su santidad sobre todo, y también por su nobleza y aristocracia, mas, como ingresaban precisamente para ocultarse y vivir solamente para el Señor, ni dejaban escritos, ni escribían de ellas. Lo que sabemos de esas hermanas es más bien por tradición. Su santidad la conoceremos plenamente en el Cielo.

 

Trabajo monástico y la Comunidad actual

Los trabajos realizados han sido muy variados: trabajo de punto, confección de camisas de caballero, blusas, y otras variadas prendas, que la Casa para la que trabajábamos nos traía.

Hace ya varios años, trabajamos solamente en bordado a máquina. Empezamos con toda clase de bordados, pero hemos tenido que ir renunciando a otros trabajos para quedar solamente con trabajos de iglesia, porque el personal disminuye y no podemos abarcar todo.

Tenemos también una huerta muy amplia, y también la trabajamos para sustento de la Comunidad.

La Comunidad se compone de 20 hermanas profesas solemnes. Nuestro primer oficio y misión son el culto y la alabanza divina. Tenemos Exposición Solemne del Santísimo desde mediodía hasta la noche, y horas de adoración para estarnos con ÉL… Que es lo más importante para nuestra vida de contemplativas.

 

Hermanas Clarisas.- Campo da Barreira, 14

32660 ALLARIZ (Ourense) T 988 44 07 02-.

Share This